Hoy te traigo un post muy especial escrito por el especialista en Insomnio, Eduardo Llamazares.

Le pedí que colaborara con nuestra comunidad, ya que es uno de los síntomas más extendidos, a parte del dolor y la fatiga.

Y nos ha enviado un regalazo al que ha titulado FIBROMIALGIA E INSOMNIO ¿CÓMO DISMINUIR TUS SÍNTOMAS?

¿No lo conoces?

Eduardo es Doctor en fisioterapia y coach de personas muy mentales. Además, es autor del libro Mente, ¡déjame vivir!, y del blog Vivir sin estrés mental, donde asesora a personas muy mentales a superar los patrones que les limitan para dormir bien y sentirse a gusto con ellos mismos y con su vida. 

Ahora te dejo con él y su gran artículo:

Hola. Soy Eduardo. Durante casi 20 años he trabajado como fisioterapeuta, y gracias a ello he podido conocer de cerca el proceso que atraviesan las pacientes desde que comienzan con sus dolores hasta que son diagnosticadas de fibromialgia y, sobre todo, su evolución posterior.

Sé las dificultades y la incomprensión que has encontrado en el camino, y la impotencia y rabia que te ha generado. Yo pasé un proceso parecido con el colon irritable, y sé cómo se siente uno cuando, de repente, le dan un diagnóstico y muy pocas soluciones.

Hace ya un tiempo, y debido a mi proceso personal ante la enfermedad, me centré en estudiar cómo influye la mente en nuestro bienestar. Y por eso hoy quiero darte unas claves para que puedas disminuir tu insomnio y el resto de síntomas que sufres. ¿Quieres conocerlas?

 

1. ORIGEN REAL DE TU INSOMNIO

Se ha escrito mucho sobre insomnio y fibromialgia.

Desde mi punto de vista, lo importante es buscar la causa primaria de por qué aparece el insomnio. Si nos conformamos en asociarlo al dolor, difícilmente podremos encontrar una solución a este síntoma.
Dormir mal puede ser por motivos muy diversos: temperatura de la habitación, tipo de colchón y almohada, ruidos, dolor… Pero hay un motivo que destaca por encima de todos. Y ese es el nivel de estrés interior.

Cuando tu mente detecta que, en tu vida hay un “peligro”, se desatan los mecanismos de estrés y éstos hacen que te cueste conciliar el sueño o mantenerlo las horas necesarias.

Este proceso se lleva a cabo en tu mente subconsciente. Tú no adviertes ningún peligro. Sin embargo, en tu organismo se desatan un conjunto de procesos hormonales en respuesta a ese estrés detectado por tu mente subconsciente.

Y… ¿qué puede ser ese peligro?

La mente de cada uno es un mundo. Nadie mejor que tú para indagar y detectar qué circunstancias que has vivido pueden estar originando esta sensación de estar en peligro.

Suele ser algo que lleva ya un tiempo en tu vida. Tu organismo al principio trató de equilibrarlo. Pero al no cambiar las cosas, ese estrés interior se hizo crónico. Te mente aprendió a estar en continuo estado de alerta. Y así es como tu mente le da la orden a tu cuerpo de que no puede relajarse mucho, de que debe estar preparado y hacer algo para cambiar las cosas.

Este proceso interno es causante de muchos síntomas, no sólo el insomnio. Incluso puede ser uno de los factores que favoreció el origen de tu fibromialgia, por el aumento crónico de tensión en tu musculatura.

Desde hace ya tiempo que se sabe que no hay una única causa de las enfermedades, sino que estamos influidos por varios factores. Uno de ellos es la genética, otro nuestros hábitos de salud, y uno de los más importantes es nuestra mentalidad; nuestros pensamientos, nuestras creencias y las emociones que provocan determinan la forma que tenemos de interpretar y sentir lo que vivimos a diario.

Esta mentalidad constituye un filtro por el que pasamos todo lo que nos ocurre. Si tenemos pensamientos y creencias que nos hacen sentir que estamos “en peligro” (porque no somos suficiente, porque no merecemos amor, porque nadie nos entiende…), nuestro organismo vivirá en un estado de estrés interior continuo.

2. PATRONES MENTALES QUE PERJUDICAN TUS SÍNTOMAS

Por ello es muy importante detectar qué patrones de pensamiento tenemos.

¿Son patrones que nos potencian, o nos limitan?
¿Nos hacen sentirnos a gusto con nosotros mismos, o nos
desvalorizan?

Si duermes mal desde hace un tiempo, es muy posible que tengas uno o varios de estos patrones. Detectarlos te ayudará a poder ir haciendo los cambios necesarios para cambiarlos y conseguir esa paz interior que tan bien te vendrá para dormir mejor y disminuir tu tensión interior.

Algunos ejemplos de estos patrones son:

 

– La auto-exigencia. 

Consiste en tener “ordenes mentales inconscientes” que te llevan a hacer cosas que no te apetecen, que no te gustan o que no deseas.Es un patrón muy arraigado a la infancia. Está relacionado con dar mucha importancia a lo que puedan opinar los demás. Eso te mantiene en un elevado nivel de tensión interior para cumplir con esas “exigencias” que te auto-impones para cumplir con la responsabilidad de satisfacer las necesidades de los demás.
Ocurre a menudo con la familia, compañeros de trabajo… Te pones demasiados “tengo que” y “deberías” de los que te cuerpo puede soportar para mantenerse en equilibrio

– La culpabilidad.

Este patrón te hace sentir culpable cuando tratas de mirar por ti, por tus necesidades, quitándole importancia a los demás. Te hace sentir egoísta y fracasada por ser incapaz de alcanzar lo que se espera de ti…
Estos pensamientos te impiden cuidarte más a ti misma y disminuyen tu autoestima. Poco a poco ese sentimiento de culpabilidad se va haciendo parte de tu identidad. Te calificas como una persona insuficiente, poco atractiva (física y mentalmente), no merecedora de amor…

– El victimismo.

Consiste en manejar un conjunto de pensamientos que te hacen sentir víctima de las circunstancias. Este patrón te hace buscar culpables fuera: en el trabajo, en la pareja, el jefe, la economía… El problema está en que te aleja de tomar la responsabilidad de tu vida.

Siempre hay algo que puedes hacer para superar las circunstancias adversas que la vida nos presenta. Sin embargo, al posicionarte como
víctima, estás cediendo tu poder personal. Inconscientemente delegas la responsabilidad de tu vida en los demás. Esto hace que, a la larga, te sientas a la deriva, agotada, incomprendida… y ¡en peligro!

 

3. QUÉ HACER PARA MEJORAR EL INSOMNIO Y EL RESTO DE SÍNTOMAS DE TU FIBROMIALGIA.

Hay algo que es innegable. Cuanta más tranquilidad mental tengas, mejor te vas a encontrar físicamente. Porque la relación mente-cuerpo funciona tanto en positivo como en negativo. Aceptamos que una emoción muy intensa pueda ocasionarnos un infarto. Sin embargo, nos cuesta aceptar que teniendo una mentalidad positiva y saludable podamos mejorar nuestros síntomas físicos.

Por ello mi sugerencia es clara: entrena una mentalidad que te ayude a sentirte bien contigo misma. Y… ¿cómo se hace esto?

Como en todo, tener una guía es un buen paso. Por eso te recomiendo mi libro Mente, ¡déjame vivir!

En él descubrirás esa mentalidad saludable que te permitirá amarte y disfrutar más de tu vida. Además, no te quiero engañar, vas a necesitar realizar un esfuerzo. Porque tu forma de utilizar tu mente está compuesta de hábitos. Lo bueno es que ya sabes que los hábitos se pueden cambiar. Los tres patrones de los que te he hablado son hábitos mentales, así que es cuestión de comprometerte con el cambio. Muchas personas han podido cambiarlos, y estoy seguro de que tú también podrás.

Estos son los pasos que te sugiero para empezar:

1º. Detecta esos hábitos mentales que te perjudican. Vuelve a leer los tres patrones y puntúa de 0 a 10 cuánto te identificas con cada uno de ellos .

2º. Elige uno de ellos, el que menos creas que te influye. Será el más fácil para empezar. Busca acciones concretas que te permitan ver que estás rompiendo con ese hábito. Serán acciones que antes no hacías, como decir que “no” a planes, poner límites a familia, amigos…

3º Prémiate por cada pequeña acción que realices. Al principio cuesta mucho cambiar un hábito, pero a base de constancia lo conseguirás. Trata de premiarte y disfrutar el proceso.

4º Plantéate acciones cada vez más novedosas para ti y que te hagan sentir bien. Si te gustaría pero nunca has ido sola al cine, a dar un paseo, un viaje, aprender un hobby… ¡hazlo!.
Esto te sacará de tu zona de confort para demostrarte que puedes hacer otras cosas y sentirte a gusto contigo misma. Así irás rompiendo esos patrones tan aprendidos desde hace tanto tiempo y que tanto daño le hacen a tu organismo.

Si te interesa este tema, te invito a que te descargues gratis mi Guía anti- insomnio, con 40 acciones para calmar tu mente y dormir mejor. 

Me encantaría leer tus reflexiones, comentarios o dudas aquí abajo. Estaré pendiente de responderlas.

Un abrazo,
Eduardo.