¡Buenas tardes! Y ¡feliz día de San Valentín!

Mi chico y yo hemos celebrado nuestro primer día de los enamorados juntos rememorando el día en que nos conocimos, hemos repetido ruta por Córdoba, visitando lugares en los que estuvimos y explorando otros nuevos. La verdad es que ha sido un fin de semana estupendo.

Hoy ya lo hemos pasado en casa relajados antes de despedirnos de nuevo, como toca cada domingo. Al revisar el frigorífico hemos visto que había poca cosa, así que tocaba improvisar un poco para hacer la comida.

He propuesto hacer un arrocito y la idea ha sido aprobada. Luego pensando… me he dicho… que ya él que es valenciano, seguro que le salía mejor que a mí, que no tengo una maña especial para los arroces.

Y ya de paso, le dejaba cocinar a él, que también le encanta. Así que hoy ha tocado hacer de catadora y no de cocinera. ¡Planazo: sofá y prácticas de mindfullnes mientras tanto!

El nombre se lo hemos puesto porque lleva un ingrediente sorpresa, que ni el mismo chef sabía que llevaba y que no desvelaré hasta el final, jajajaja.

Sólo decir que le ha salido riquísimo y muy sabroso, se le dan genial los fogones y no deja de sorprenderme.

 

QUÉ NECESITAS (Para 4 personas)

  • Arroz integral de la variedad que más te guste.
  • 2 zanahorias o 4 pequeñas (como era nuestro caso)
  • 1 puerro
  • 1 cebolla grande
  • 7 ajos
  • 1/2 pimiento rojo grande
  • 1 pimiento amarillo mediano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal de hierbas
  • Albahaca seca
  • Agua filtrada
  • Ingrediente sorpresa

CÓMO SE HACE

  1. Batir las zanahorias, el puerro, la cebolla, los pimientos y 4 ajos pelados con sal de hierbas al gusto y un poco de agua, la necesaria para que la batidora haga su trabajo.
  2. Pelar y picar los otros 3 ajos y sofreir en un chorreón de aceite de oliva virgen extra. Cuando se doren, retirarlos e incorporar a la sartén o paellera el “batido de verduras”. Dejar reducir hasta que elimine el agua, se vayan cocinando y se potencie el sabor.
  3. Cuando se haya sofrito bien, incorporar 4 puñados de arroz (1 por persona), echar primero en un recipiente para poder saber la medida y echar el doble de agua filtrada.
  4. Llevar a ebullición durante unos 15-20 minutos, o el tiempo que te aconseje la marca de tu arroz.
  5. Rectificar de sal e incorporar la albahaca, al gusto.
  6. Echar el ingrediente secreto. (¡Me parto de risa!)
  7. Disfrutar como enan@s de este riquísimo arroz y preguntarse por que tiene un toque picante.
  8. Debatir durante un buen rato y seguir diciendo que no se le ha echado nada más que lo que hay en el listado de ingredientes.
  9. El chef se acuerda de que si que le ha echado otra “cosa”… Canela! Para darle un toque afrodisiaco. ¿Canela? respondo…¿Cómo sabías que era canela?, porque lo ponía en el bote… :0 No tengo ningún bote de canela, la compro a granel… ¿Entonces que era? Cayena!!! y misterio resuelto. jajajajaja.
  10. Dar un beso superamoroso por cocinar para mí, porque el arroz estaba espectacular, y por las risas.
  11. Nota: Echar poquita cayena, para que se puedan apreciar bien las notas de las verduras.
  12. Para decorar hemos usado unas hojas de menta.

 

Ya sabes, si te ha gustado, da me gusta, comparte y/o suscríbete al blog.

Un besazo y nos vemos el próximo domingo.