Bueno, bueno, pedazo de desayuno el que os traigo, especialmente diseñado para aguantar toda la mañana sin pasar ni chispa de hambre, y está buenísimo!

Vuelvo a recordaros la importancia de hacer un desayuno nutritivo y alcalinizante, que nos ayude a mantenernos con energía, sin picos glucémicos, sin somnolencia y/o ansiedad.

Porque la manera en que comenzamos el día marca en muchas ocasiones el humor con el que pasaremos el resto de la jornada y es genial empezar con buen pie, optimistas y sintiéndonos bien con nosotros mismos, sin sentido de culpabilidad, ese que muchas veces nos entra cuando sabemos que no estamos comiendo lo que debiéramos.

Así que hoy te lo pongo fácil, solo necesitas tres ingredientes y una batidora. Y si tienes un vaso bonito mejor! Porque el primer sitio por el que empezamos a comer es por los ojos.

  
¿Vamos a ello?

QUÉ NECESITAMOS

2 manzanas Fuji o las que te gusten a tí.

1 aguacate pequeño y maduro.

10-12 hojas de hierbabuena.

CÓMO SE PREPARA

Lavamos bien las manzanas y las hojas de hierbabuena.

Trocear las manzanas retirando el corazón (y la piel si no son ecológicas) y echarlas al vaso de la batidora.

Partir el aguacate por la mitad, con una cuchara sopera sacar la pulpa de la mitad que no tiene hueso. De la otra mitad retirar el hueso pinchandolo con un cuchillo. Y con la cuchara sacar el resto de pulpa e incorporar al vaso.

Añadir las hojas de hierbabuena.

Batir hasta que quede bien cremoso.

Si lo quieres más líquido añade agua filtrada, aunque a mí me gustó así, sin agua.

Espero que lo disfrutes!!

Y ya sabes, si te ha gustado da me gusta, comparte y/o suscríbete al blog.