Vuelvo a traerte una idea de comida o cena. Preferentemente comida, ya que lleva patata, a no ser que hayas hecho deporte.

Como ya sabes, en temporadas frías, a mi que normalmente tengo frío, lo que me apetece son recetas calientes.

Es recomendable tomar alimentos crudos a diario (verduras, hortalizas, frutas, frutos secos y semillas), así que lo que hago es hacer una de las comidas de día crudivegana, ya sea el desayuno, la comida o la cena. Así me aseguro tomar más nutrientes en su estado natural.

Ya te lo he contado en alguna ocasión, pero te lo recuerdo. Muchos nutrientes pierden sus propiedades cuando se les expone a más de 42º de temperatura, y eso, cocinando, es lo más habitual.

Esto que voy a contarte ahora… no sé si ya lo sabes ¡Soy adicta a las patatas! Siiiiiiiiii, me gustan de todas formas: fritas, asadas, cocidas, en puré o cómo se te ocurran. ¡Dios! ¿Por qué estarán tan buenas? jajaja.

Me gustan tanto que no suelo tenerlas en casa. ¿Que incongruencia, verdad? La cuestión es que me conozco y si las tengo… las comería a diario.

Así que solo las compro de vez en cuando y de eso modo me quito el mono y no abuso de ellas, que tienen un índice glucémico muy alto y no es que me vaya muy bien que digamos…

Para mí son el lujo de los fines de semana. Y suelen caer casi todos los sábados, que es mi día de libre albedrío (con conocimiento siempre, que si no, poco vale el cuidarse el resto del tiempo). 

¿Y por qué te estoy soltando yo todo este rollo? ¡Pues porque la receta que te quiero dejar hoy lleva patata! Ummmm

Ya no aguanto más, voy a enseñarte cómo la he hecho.

img_1673

QUÉ NECESITAS (Para una persona)

  • 1/2 calabacín
  • 1 cebolla tierna
  • 1 patata mediana
  • Sal marina 
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Orégano.
  • Garam Masala (mezcla de especias)

CÓMO SE HACE

  1. Poner un chorrito de aceite en una sartén a calentar.
  2. Picar la cebolleta y sofreír.
  3. Lavar y picar el calabacín en dados y echar en la sartén.
  4. Saltear incorporando la sal y el garam masala.
  5. Mientras tanto lavar y cortar en dados grandecitos la patata.
  6. Poner en un bol, con unas gotas de agua, aceite y sal y meter en el microondas durante 7 minutos a máxima potencia.
  7. Retirar el calabacín del fuego y emplatar.
  8. Espolvorear orégano por encima a las patatas y remover.
  9. Poner de acompañamiento al calabacín.

Seguro que te ha extrañado que haga las patatas en el microondas, ya no que suelo utilizarlo nada más que para calentar agua, y no siempre. Pero cuando voy muy apurada de tiempo y poner el horno para poca cosa no compensa, lo hago. 

Ahora, a disfrutar la receta y a contarme si te ha gustado.

Y como siempre te digo:

Comer saludable no es aburrido.

Si te ha gustado no olvides compartir, da me gusta, comentar, lo que quieras, pero hazme saber que estás ahí, ¿vale? Que eso es lo más bonito de escribir este blog.

Te mando un beso enorme.

Sandra González Murga

Soy Sandra, trabajo con personas con fibromialgia a recuperar su salud, su vida y su alegría con un método propio, a través del cuál te ofrezco las herramientas necesarias para ganar al dolor, en todos los sitios en los que esté. Puedes descargar gratis mi "Menú diario para ganar a la Fibromialgia" para nutrir tu cuerpo y tu salud.

More Posts - Facebook