pinky-swear-329329

Y llegamos al último post de la saga “Claves para curar la fibromialgia” en el que te quiero hablar sobre las relaciones personales.

Se que de nuevo voy a tratar un tema complicado, peliagudo, que toca sensibilidades. Pero es que es necesario abordar cada cosa que nos pasa en la vida como un todo. Porque somos seres completos y todo lo que nos afecta en un área, por ejemplo la emocional, va a afectar a la parte psíquica y física, queramos o no. 

Nos pasamos los días relacionándonos con otras personas, ¿Verdad que no siempre estás con las personas que te apetecería estar? ¿Verdad que no estás igual de a gusto con todas ellas? ¿Verdad  que con algunas se te pasa el tiempo volando y con otras el tiempo se hace eterno? Pues a todo ésto es a lo que voy a referirme en este post.

¿QUÉ TIPO DE RELACIONES TE BENEFICIAN?

Es importante que elijas pasar tiempo con aquellas que te hacen sentir bien, que son positivas, que te animan, que te comprenden pero no sienten pena.

Seguro que ya estás pensando en algunas de ellas, pues esas son con las que más tienes que relacionarte.

Y también sabes quién te aporta todo lo contrario: quejas constantes, preocupaciones, malos rollos. De éstas deberías intentar alejarte.

Este último tipo, en concreto, es que el te “roba” la poca energía que tienes, por eso tienes que intentar distanciarte en la medida de lo posible de personas con esa actitud.

Sé que puede ser duro, sé que tendrás la sensación de que no puedes dejar de estar con algunas de ellas, pero es tú elección, tú sabes qué es lo que te beneficia. Sentimos mucho apego y nos da miedo las consecuencias de esto, pero seguro que a larga te alegrarás.

La experiencia con pacientes, me ha confirmado un patrón que suele repetirse en las personas que sufrimos fibromialgia y es que tenemos tendencia a ayudar a los demás, nos sentimos responsables de los otros, además, no nos gusta quedar mal con nadie, por lo que acabamos rodeadas de cierto tipo de personas que no nos ayudan en absoluto, por ejemplo con personas que siempre se están quejando o que critican constantemente.

Por otra parte asumimos un rol maternal, por lo que sus problemas y quejas terminan siendo “nuestros” y eso supone una carga emocional que nos resulta difícil dirigir y que además, termina afectándonos de una forma personal.

¿Qué hacer en estos casos? Pues centrarnos en nosotras mismas y dejar de preocuparnos por todo lo que pasa a nuestro alrededor.

¿Eso significa que no debes dejar de escuchar los problemas de los demás? No exactamente, pero tienes que buscar la fórmula para que los “problemas y preocupaciones” de los demás no te afecten a ti.

Te propongo un ejercicio, haz un listado de todas las personas con las que te relacionas y al lado anota como te hacen sentir.

Al final el ejercicio piensa de qué manera puedes pasar más tiempo con aquellas que te hacen sentir bien, y de qué manera puedes ir dejando de pasar tiempo con las que no te hacen sentir bien o directamente te afecta negativamente estar con ellas.

No tienes ninguna obligación para con nadie, recuérdalo, la única obligación es contigo y con tu salud, y ahí tú eres la única que puede hacer algo.

¿Sabes que me pasó a mí cuando analicé mis relaciones personales?

Que dejé de juntarme con amigas de toda la vida, o al menos ahora nos vemos de forma esporádica. También dejé una relación de pareja que no iba bien. Dejé atrás personas que había conocido en distintos lugares en los que me había implicado. No fue nada fácil, pero a la larga me alegré y mucho, porque me permitió tener más paz y menos quebraderos de cabeza. 

Espero que toda la serie de post que te he ido dejando te hayan servido de ayuda, que era la función que tenían, que te hayan hecho reflexionar al menos sobre tu vida, que hayas ido haciendo cambios en tus hábitos si es que has sentido que lo que te contaba tenía parte de verdad y resonaba en tí,  y que por consiguiente te hayas ido sintiendo un poquito mejor.

Si crees que sola no puedes, recuerda que tengo un programa específico para ayudarte en el camino hacia tu salud “Ponle freno a la fibromialgia”.

Si tienes alguna duda, ya sabes, pregunta lo que necesites.

Si te ha gustado, por favor comparte.

Deja tus comentarios, me encantará leerte.

Si no quieres perderte nada de lo que voy contando cada semana no olvides suscribirte al blog.

Un besazo

Sandra

Sandra González Murga

Soy Sandra, ayudo a personas con fibromialgia a recuperar su vida y su alegría, a través de coaching emocional, nutricional y desarrollo personal. Puedes descargar gratis mi "Menú diario para ganar a la Fibromialgia" para nutrir tu cuerpo y tu salud.

More Posts - Facebook