estrés

Este es el segundo artículo de la serie de la que te hablé la semana pasada, para el trabajo que te propongo hoy debes haber realizado el ejercicio anterior, el que te propuse en el post: Aprende las claves que me hicieron curar la fibromialgia.

En él, te proponía una serie de preguntas que debías hacerte y contestar por escrito. Además te dije que era bueno que te pararas a sentir qué emociones te hacían aflorar cada una de ellas. ¿Lo hiciste? Si no es así, lo mejor que es vuelvas y hagas el ejercicio completo antes de seguir.

Hoy te quiero hablar sobre como el estrés afecta a tu salud y como te puede hacer enfermar.

Las preguntas en concreto que quería que te hicieras sobre este tema eran:

  • Estrés: ¿Qué ritmo de trabajo y actividad llevas? ¿Te gusta lo que haces? ¿Tienes tiempo libre?

Es importante que recuerdes como te hicieron sentir esas preguntas, ¿te hicieron sentir nerviosa, angustiada, triste, incómoda, miedo, culpa…? Si has respondido que si a alguna de ellas, entonces está claro que tienes que hacer algo para gestionar tu estrés.

El estrés es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo. Te pone alerta ante algún peligro sea real o solamente una percepción. Por ejemplo, si vas sola de noche y escuchas algún ruido que te alerta, unos pasos tras de ti, tu cuerpo entra en modo estrés, acelera las pulsaciones, se prepara para que puedas correr si tienes que hacerlo, libera glucosa para activarte, etc. Por lo tanto es una respuesta fisiológica necesaria y positiva.

Lo malo viene cuando ese nivel de activación del cuerpo no cesa, en ese caso el ritmo cardíaco es mayor que el habitual y crece la propensión a sufrir afecciones circulatorias y del corazón, el sistema inmune se deprime y por lo tanto bajan las defensas, aumentan los niveles de colesterol y azúcar en sangre, se descontrola el sistema hormonal, acumulamos grasa, favorece el insomnio y la falta de descanso, porque tu cuerpo está en un estado de alerta constante, etc.

Como ves no es poco lo que conlleva. Si las épocas de estrés son pocas y cortas, no suele dar problemas si eres una persona sana, pero si es estrés se alarga en el tiempo y/o se une a patologías derivadas de la alimentación, de la falta de ejercicio, de la falta de descanso… el problema se agrava.

Cuando estuve peor con fibromialgia y dije que tenía que pararla como fuera, me hice las preguntas que te he puesto más arriba, y me di cuenta de trabajaba más de la cuenta, por aquel entonces tenía mi trabajo habitual, con su jornada completa y además era concejala de mi pueblo, teniendo varias concejalías a mi cargo, reuniones, presentaciones, organización de actividades, etc. Ésto que un principio me encantaba, empezó a suponerme esfuerzos que ya no compensaban, por lo que había veces que tenía que hacer cosas sin la motivación necesaria.

Por otro lado, mi pareja en aquel entonces era de fuera, eso suponía tener que buscar tiempo de donde fuera para poder vernos y hablarnos, lo que también generaba un extra de estrés. Si además pasábamos por algún mal momento, eso se agravaba (cosa que sucedía con demasiada frecuencia).

No tenía tiempo para hacer las cosas que me gustaban: viajar, pasar tiempo con familia y amigos/as, ir a conciertos, salir a caminar, leer, oir música, tener mis ratos de soledad… Este tiempo para mí y mi felicidad casi se había esfumado.

Cuando intentaba relajarme… venían a mi pensamientos como “ya pero es que es mi obligación…” “Sandra, pero es que te has comprometido…” “Cómo no vas a ir o hacer ésta o tal cosa si es lo que se espera de ti…”

¿Y sabes lo que pasaba? Que yo siempre era la última, y eso terminó pasando factura, cada vez tenía menos fuerzas, cada vez mi cuerpo se negaba a levantarse más a menudo o a las dos horas de levantarme me decía que no podía más, los dolores de cabeza en aumento, los dolores musculares más aún, las noches sin dormir… y así un largo etcétera que tú entiendes perfectamente.

¿Te suena algo de ésto? Si te estás sintiendo identificada entonces ponte manos a la obra antes de que sea demasiado tarde. No te auto-convenzas con frases como ” es que no puedo decir a esto que no”, ” es que si no lo hago yo no lo va a hacer nadie” “es que esto no puedo dejar de hacerlo”…

Voy a ser muy brusca y espero que me perdones, pero tengo que hacerlo:

  • Nadie es imprescindible en esta vida, si algo se tiene que hacer, se hará, no tienes que hacerlo todo tú. Además ¿es realmente importante? ¿Alguien se muere si tú no haces eso que tanto detestas o que te quita las fuerzas?
  • Nadie va a mirar por ti si no lo haces tú. Quiérete. Mímate. Se feliz. Los demás solo son contigo lo que tú les permites ser.
  • Busca tiempo para ti a lo largo de la semana, basta de excusas, regálate momentos de relax, de hacer cosas que te motiven y te gusten. Es esencial para recuperar tu autoestima.
  • Si algo no te gusta, CÁMBIALO. Así sin paños calientes, si no te gusta tu trabajo busca otro que te motive, si tu pareja no te hace feliz ten el valor de decir adiós, si tus amigas te hunden busca otras. ¡SI SE PUEDE!
  • No dediques tiempo a aquello que te resta energías, aplicable a obligaciones, aficiones, personas, hábitos.

Sé que ahora estás pensando que estoy medio loca, ¿Cómo voy a cambiar de trabajo? ¿Cómo voy a darme prioridad? bla bla bla, lo sé, yo me lo decía a veces en aquel entonces.

¿Pero sabes qué? Bendita locura que me hizo cambiar mi forma de ver y percibir la vida, porque gracias a ese cambio ahora soy una persona muy muy feliz. Sin fibromialgia, sin medicamentos, con tiempo para mis amigos, para mi familia, aficiones que me gustan, tiempo para mí, amor de calidad (empezando por el mío propio) y con una sonrisa en la cara. ¿De verdad no te entra el gusanillo de probar?

Adelante, si necesitas consejo, usa este blog. Las lectoras y una servidora, estaremos encantadas de echarte una mano y compartir experiencias.

Si crees que puede ayudar a alguien no te olvides de compartir.

Te mando un besazo enorme.

 

Sandra González Murga

Soy Sandra, ayudo a personas con fibromialgia a recuperar su vida y su alegría, a través de coaching emocional, nutricional y desarrollo personal. Puedes descargar gratis mi "Menú diario para ganar a la Fibromialgia" para nutrir tu cuerpo y tu salud.

More Posts - Facebook