ñam, ñam

¡Buenos días!

¿Qué tal estás? Yo genial después de unos días un poco “tontorrones”, porque sí, yo también tengo días de todos y últimamente he estado un poco de bajón. 

A veces me digo si tanto ahondar dentro de una misma, en el fondo, no es contraproducente, porque te desmonta entera.

En eso he estado pensando varios días y al final he optado por el no: aprender sobre una misma siempre, siempre, al final, es positivo, porque te acerca un poco más a tu esencia. Aunque para ello haya que pasar por la montaña rusa de emociones, pensamientos y sentimientos.

En fin, que me voy por las ramas y no estoy aquí para hablarte sobre “pajas mentales”, aunque cada vez me apetece más hablarte de esa parte más íntima. Estoy aquí para continuar con la sección de desayunos calientes que te prometí y que comencé hace unos días.

Hoy  te traigo un desayuno energético de avena y chocolate que está ummmmmmmmmm, si no, ya me lo dirás.

QUÉ NECESITAS

  • 1/2 taza de copos de avena sin gluten.
  • 1 taza de bebida vegetal (de avena va estupenda)
  • 1 cucharada de chocolate puro en polvo (si te encanta el chocolate, que sea sopera, si te gusta a un nivel normal, que sea de postre)
  • 2 nueces a trocitos.
  • 1 cucharada sopera de nibs de cacao (el punto crujiente del desayuno)
  • Si quieres que esté dulce incorpora sirope de ágave al gusto (yo le he puesto una cucharada sopera)

CÓMO SE HACE

  • Pon a calentar la bebida vegetal en un cazo a fuego bajo y cuando esté caliente apaga el fuego.
  • No lo retires para que mantenga el calor e incorpora el cacao, el sirope y la avena. Remueve durante medio minuto.
  • Ya en el plato incorpora los nibs de cacao y las nueces.

Y ya tienes tu superdesayuno energético y reconstituyente, que además está buenísimo.

Espero que lo disfrutes.

Si te ha gustado no olvides compartir, da me gusta, comentar, lo que quieras, pero hazme saber que estás ahí, ¿vale? Que eso es lo más bonito de escribir este blog.

Te mando un beso enorme.