Holaaaaaa, de nuevo por aquí con una recetita nueva, fácil, barata, rápida y buenísima.

Ya os he contado en varias ocasiones que no suelo hacer platos de cuchara con legumbres para mi sola, y que suelo hacer hamburguesas o tomarlas en ensaladas, pues hoy os traigo otra de mis formas preferidas, el famoso HUMMUS, sólo que esta vez con la variación del ingrediente principal, en vez de usar garbanzos, lo he hecho con judías pintas, que hacía más tiempo que no las comía.

Os cuento un secreto… tomo legumbres una o dos veces por semana, y últimamente mis padres se han aficionado también a las lentejas con verduras, que ¡me encantan! Así que ese día de la semana, que se está convirtiendo en una tradición semanal, me evito tener que programar la comida y cocinar y de paso, estamos juntos y nos vemos, aunque esto suele ser casi a diario. Así también me tomo un plato de legumbres calentito.

Que bonito es poder disfrutar de las personas que te dieron la vida, que gran suerte tenerlos a mi lado. Mientras pueda no quiero perderme ni uno de esos instantes. ¡Aprovechaos de ello si tenéis la misma suerte que yo de tenerlos cerca! Son momentos que siempre quedarán en la memoria.

Bueno, que me pongo tierna, y yo lo que quería era traeros una receta, jajaja. ¿Vamos con ella?

HUMMUS DE JUDÍAS PINTAS


QUÉ NECESITAS

  • 500 gramos de judías pintas ya cocidas, con su remojo previo.
  • 1 limón.
  • 1 cucharadita de sal marina.
  • 1 cucharadita de comino.
  • 3 cucharadas de tahini tostado (pasta de sésamo)
  • 1 chorreón de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 chorreón de agua filtrada.

CÓMO SE HACE

Echar las judías en una procesadora o batidora, incorporar el zumo de limón, la sal, el comino y el tahini.

Comenzar a batir, lo normal es que necesite líquido para batirse bien, así que echamos un chorreón de aceite, con mesura, para no hacer el plato hipercalórico. Si necesita más líquido hasta conseguir una textura de crema ir echando de poquito a poco, agua filtrada, hasta que quede bien triturado.

Y ¡listo! Adornarlo por ejemplo con semillas de sésamo negro. Ummmm. Puedes untarlo sobre un buen pan, comerlo solo a cucharadas, usar bastoncitos de verduras para picotear mojándolos en el hummus, o usarlo de aliño para alguna ensalada, ésta última opción ha sido la que he usado yo.

He hecho una ensalada con base de hojas de espinacas crudas, pepino y pimiento rojo en daditos, por encima he puesto el hummus (3 cucharadas) y he aliñado con un poquito de vinagre de módena. ¡Deliciosa!

Espero que te animes a probar.

Si tienes alguna duda, ya sabes, pregunta lo que necesites.

Nos vemos el próximo domingo con más recetas y consejos.

Si te ha resultado interesante, deja tus comentarios, da me gusta, comparte y/o suscríbete al blog para no perderte nada, me haces un gran favor difundiendo un estilo de alimentación saludable.